La materia

La materia es el elemento protagonista del que está compuesto el perfume, su principio fundamental y también la base del lenguaje olfativo con el que se expresa el autor. La naturaleza es la principal fuente y provee al perfumista de aceites en formas de esencias, absolutos, concretos, resinas o infusiones, extraídos de plantas procedentes de todo el planeta. Además, los modernos laboratorios aíslan, reproducen e inventan sorprendentes moléculas con nuevos olores que los perfumistas usan para crear nuevas composiciones.

Los verdaderos nez, además de componer perfumes, están especialmente capacitados para seleccionar, de entre todas las materias, aquellas que por sus valores lleguen al grado de la excelencia, sin importar el coste, porque al final un buen perfume es la mezcla equilibrada de esencias naturales y moléculas químicas de máximo valor para hacer que la obra imaginada se haga realidad.